Gobierno del Estado de Guerrero

Capacita DIF Guerrero y Salud estatal a docentes de nivel medio superior para evitar el embarazo en adolescentes

* La presidenta del DIF Guerrero, clausuró los trabajos y los invitó a sumarse a estas acciones para seguir disminuyendo las cifras de casos

CHILPANCINGO.- Con el propósito de evitar los embarazos en adolescentes, el DIF Guerrero en coordinación con la Secretaría de Salud estatal, realizó el Taller para la Implementación de Estrategias de Educación Sexual Integral dirigido a personal docente de instituciones educativas de nivel medio superior.

Al culminar los trabajos del Taller, la presidenta del DIF Guerrero, Mercedes Calvo de Astudillo, dijo que promover una sexualidad responsable entre los jóvenes incidirá en la disminución de embarazos a temprana edad, bajara los índices de deserción escolar y se garantiza que los adolescentes y jóvenes logren un mejor futuro.

“Agradecemos su preocupación por capacitarse en este tema que es importante, son ustedes pieza clave para que formemos en Guerrero a jóvenes responsables, jóvenes que continúen con aspiraciones de superarse y cuidar de su persona, para que cuando les toque la parte de formar una familia cuenten con la madurez y responsabilidad que ello conlleva”.

Asimismo indicó que las acciones implementadas desde el gobierno estatal ha permitido la disminución de embarazos, por lo que aseguró no se debe bajar la guardia e impulsar las capacidades y talento de los jóvenes.

Recordó que en Guerrero se cuenta con jóvenes destacados en diferentes áreas que han representado al estado de Guerrero a nivel nacional e internacional y deben seguir siendo apoyados.

De acuerdo con el INEGI, en el año 2011, nacieron 2.58 millones de niñas y niños, de los cuales, 473 mil tuvieron como madre a una adolescente. Esto quiere decir, que una de cada cinco niñas y niños son hijos de mujeres menores de 19 años de edad.

Los factores que propician el embarazo de adolescentes y jóvenes son los conflictos familiares, la falta de ingresos, el abandono, la deserción escolar, las consecuencias psicológicas, el rechazo social y los problemas para conformar un proyecto de vida.

De acuerdo con los análisis estadísticos, el embarazo adolescente responde a un contexto social y cultural que se relaciona con la valoración de ser madre y esposa sin perspectivas escolares reales, ni con expectativas de desarrollo personal.

Por ello asumir roles de maternidad y responsabilidades en momentos inadecuados, puede provocar desequilibrios físicos, emocionales y sociales.